Las demandas de servicios se están limitando a las mañanas, para las compras en los supermercados, consultas médicas o recogida de medicamentos en farmacias

El sector del taxi, como servicio público que es, sigue trabajando a pesar de que estos profesionales están expuestos a un gran riesgo de contagio del coronavirus, ya que tienen que trasladar a personas en sus vehículos, cuando para el resto de la ciudadanía está prohibido llevar a nadie en el coche, salvo algunas excepciones. No obstante, los servicios se han reducido a lo mínimo, de ahí que, según apuntan algunos taxistas, su cometido esté más centrado actualmente en el aspecto social que en el económico, sobre todo para ayudar a las personas de mayor edad, que son las más vulnerables en esta crisis.


Taxistas, vitales para muchos mayores

Haga clic para Tweet

Felipe Pérez, presidente de Tele Taxi Ferrol, explica que el número de vehículos en la calle se ha reducido, «para que todos podamos subsistir», y los servicios se están limitando a las mañanas, con salidas a los supermercados, las farmacias y el hospital Arquitecto Marcide. Por las noches siempre hay alguno de guardia, pero no hay demandas.

En los municipios de la comarca la situación es similar o incluso peor. Sonia Leira García es taxista en Fene y manifiesta que si pudiera «también estaría confinada en mi casa, pero tenemos que seguir pagando autónomos y no puedo cerrar». Según indica, los servicios se han reducido en un 80 o un 90 % y relata algunos de los pocos que tuvo el pasado fin de semana: una persona que tenía que incorporarse a su puesto de trabajo en el Arsenal, una mujer que iba a casa de su madre para prepararle el pastillero para toda la semana y recoger un par de compras en el supermercado y poco más.

¿Y cómo se protegen de los posibles contagios? Utilizan guantes y algunos también mascarilla, desinfectan el coche cada vez que dejan a un pasajero, solo pueden llevar a uno, salvo en caso de menores o de personas con minusvalías, que tienen que ir en el asiento trasero, y prefieren que les paguen con medios electrónicos.

Algunos profesionales, como es el caso de Tomás Scaramellino, que tiene su parada en Mugardos, incluso entregan un gel desinfectante al cliente, para que se limpie las manos antes de entrar en el taxi. Este mugardés trabaja muy pocas horas al día en la calle, pero está abierto a las llamadas que le puedan realizar a su móvil desde casa. Sus clientes son, sobre todo, personas mayores que van a la compra.

CARMELA LÓPEZ

Ramón Río lleva 35 años de taxista en Pontedeume y está trabajando solo por las mañanas. Y asegura que lo hace más para dar servicio que por razones económicas, porque considera que la gente mayor, sobre todo de las áreas rurales, está muy desprotegida. Ramón relata un servicio que tuvo el sábado: «Me llamó el vecino de un señor de 85 años que vive solo para que le hiciera una compra de casi cien euros y se la llevé». Según indica, este tipo de casos son los habituales ahora mismo y «lo que más me piden que les compre es leche, patatas, queso, chocolate y verduras», apunta, añadiendo que en el rural la carne y el pescado la suelen tener en el congelador. También le hacen encargos de la farmacia. A su modo de ver, las instituciones tendrían que implicarse más, «porque en la zona rural los vecinos se ayudan, pero hay muchas aldeas en las vive una persona sola y es gente mayor»./La Voz de galicia

¡Coméntalo en Facebook!

comments

APP 📱 "PIDETAXI" 📱 👉🏻Disponible para iOS y Android 🚖 Es la app con la mayor flota de vehículos en España. Mas de 15.000 taxis disponibles entre Marbella, Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Gran Canaria, Almería, Oviedo, Córdoba, Sabadel, Cádiz, Algeciras... búscala en tu ciudad.