José Sotomayor, taxista autónomo.

José Sotomayor es uno de los taxistas autónomos cordobeses que tiene que hacer frente al gran descenso de trabajo en su sector, que alcanza el 85%

MARÍA HIDALGO

José Sotomayor es taxista autónomo y, por tanto, uno de los muchos cordobeses que trabaja en un sector gravemente afectado por la crisis del coronavirus. En su caso, el sector del taxi experimenta un descenso de trabajo de entre el 85% y el 90%. “No podemos afrontar la situación en la que estamos”.

“No hay trabajo ninguno”, cuenta José, que, como todos los compañeros de su gremio, se encuentra día a día ante la “desesperante” situación de tener que esperar durante horas en una parada para realizar una carrera. Además, si la consigue, el trayecto será corto, lo que conlleva a jornadas en las que, “como mucho”, ingresa entre 15 y 25 euros.

En su caso, afirma que ha llegado a esperar cinco horas, tras lo que se ha visto obligado a regresar a su casa “de vacío”, sin ingresos, lo cual dificulta hacer frente a los gastos habituales, que incluyen el pago de la cuota de autónomo.

Indignación por el transporte público gratuito

Así, junto con sus compañeros, está “indignado”. No solo porque apenas hay trabajo, sino porque a eso se suma que los autobuses de la ciudad son gratuitos durante estas semanas, una medida que ha tomado Aucorsa para evitar el contacto entre sus conductores y los usuarios, que pueden entrar por las puertas traseras del autobús, y frenar la propagación del Covid-19 en la ciudad.

Esta medida, que no ha sido adoptada en la mayoría de las ciudades españolas, no solo afecta a sus ingresos, sino que, según José, “es una vergüenza”, pues “sirve para insistir en que la gente salga más”. Lo ha podido comprobar, según ha explicado, a través de un conocido que trabaja como conductor de esos autobuses, que apreció el incremento de pasajeros desde que los traslados comenzaron a ser gratuitos.

A su juicio, que más de una decena de desconocidos puedan circular gratuitamente en un autobús contrasta con la limitación de pasajeros que se ha impuesto a los taxistas, que pueden llevar a una persona o, como máximo, dos, siempre que esté debidamente justificado. De no ser así, se enfrentan a sanciones económicas.

José Sotomayor en la parada de taxis del Hospital Reina Sofía

José, por su parte, está tomando todas las medidas posibles para prevenir los contagios en su vehículo, para lo que dispone de un producto con el que desinfecta las superficies y de un gel para sus manos, ambos obtenidos por cuenta propia. Así mismo, procura tener muchas precauciones a la hora de cobrar a los pasajeros.

Sin embargo, cree que sigue habiendo “mucha gente inconsciente” en la ciudad. “No se dan cuenta de lo que hay, les da igual. Parece que no lo viven”, afirma José, que se ha encontrado con personas paseando continuamente con mascotas y sin mascota, con tráfico durante todo el día entre semana e incluso con un hombre mayor dispuesto a coger cualquier autobús, sin importar su recorrido, solo por salir de su casa.

Además, José no es el único miembro de su familia que se encuentra estos días en las primeras filas de la lucha contra el Covid-19, pues su mujer es enfermera y, como él, está “desesperada”. Al duro trabajo de ambos se suma la imposibilidad de ver a algunos familiares que, por su edad, forman parte de los grupos de riesgo, pero eso no ha impedido que José anime constantemente a toda la familiar para afrontar la situación “como mejor se pueda”.CORDÓPOLIS

¡Coméntalo en Facebook!

comments

APP 📱 "PIDETAXI" 📱 👉🏻Disponible para iOS y Android 🚖 Es la app con la mayor flota de vehículos en España. Mas de 15.000 taxis disponibles entre Marbella, Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Gran Canaria, Almería, Oviedo, Córdoba, Sabadel, Cádiz, Algeciras... búscala en tu ciudad.